COMENTARIOS A: CONTE, Rosaria y PAOLUCCI, Mario (2001). APRENDIZAJE SOCIAL INTELIGENTE

1

From: Farfán - Homs - Jiménez

Sent: Saturday, August 05, 2006 12:51 PM
Subject: UDELAC 1º comentario Aprendizaje Social Inteligente
                                                            De Rosaria Conte y Mario Paolucci

El aprendizaje social es un proceso cognitivo mediante el cual se adquiere información nueva por la exposición recíproca de los sujetos del aprendizaje en un entorno social común.

Los fenómenos cognitivos que analizan Conte  y Paolucci en su trabajo, por considerarlos los más importantes en este campo, son la facilitación y la imitación sociales.

La base del estudio es un modelo cognitivo de la acción social, que parte de un modelo de agente, considerado como un modelo dotado de propiedades mentales para perseguir objetivos y estructurar intenciones para la acción, basada en el conocimiento.

Este agente cognitivo a que se refiere el trabajo puede ser, tanto un sistema natural  como uno artificial; la condición es que esté dotado de capacidad de razonamiento, planificación y toma de decisiones.

Esta posibilidad de concebir la cognición social como un  modelo, tanto natural como artificial, es la que más llama la atención, dada nuestra formación profesional. Esto nos lleva a considerar los procesos de cognición social como sistemas susceptibles de formulaciones lógicas e informáticas, más allá de las elaboraciones ya conocidas, del campo de la psicología tradicional.

Investigadoras: Susana Farfán, Irma del Carmen Homs y Leticia Jiménez                                          


2

From: Farfán - Homs - Jimenez

To: Juan Magariños

Sent: Saturday, August 12, 2006 12:35 PM

Subject: UDELAC  2º comentario Aprendizaje Social Inteligente
                                                            De Rosaria Conte y Mario Paolucci

 Este comentario da cuenta de un primer esbozo de articulación entre el trabajo de Conte y Paolucci y su utilización en el escenario “El Hospital y el aprendizaje interactivo de los médicos residentes”, que hemos seleccionado para nuestra investigación. En un futuro desarrollo,  tomaremos las dos principales configuraciones del Aprendizaje Social Inteligente: la Facilitación y la Imitación, que de manera general, se caracterizan como sigue.

 En cada una de las dos situaciones, el aprendizaje tiene lugar a partir de la presencia de otro agente.

 La facilitación se da en una situación que puede ser aleatoria en la cual, la observación dirigida a otro agente, que adquiere el carácter de fuente (F), modifica la base de conocimientos del agente que aprende al actuar como observador (O). En la facilitación, O adquiere un conocimiento nuevo aunque no forme parte de su objetivo ni de la representación de los estados mentales de F.

 En la imitación, en cambio, O, en pos de sus objetivos personales, se vale de otro agente que toma como modelo (M). En este caso, O es guiado por objetivos sociales, esto significa que tiene en cuenta los estados mentales de M.  

 O observa a  M a fin de obtener información útil para alcanzar sus propios objetivos. También para adoptar los estados mentales y conductas de M en determinadas circunstancias sociales; en este caso, el objetivo de O es relativo. Persistirá y actuará a semejanza de M, mientras persista su creencia de que M es un modelo conveniente a sus objetivos personales.

 Primeras situaciones relevadas en el escenario: “El Hospital y el aprendizaje interactivos de los médicos residentes”. Hemos planteado a los residentes las dos configuraciones señaladas de Aprendizaje Social. Nuestra propuesta intenta ser participativa, de modo que ellos mismos asuman el carácter de agentes de la cognición. Por nuestra parte, consideramos que se podría indagar acerca de las situaciones en que se produce uno u otro de los procesos.

 De nuestra primera entrevista con los residentes, han surgido cuestiones que podrían  dar lugar al análisis de tipo cognitivo, si bien, en posteriores aproximaciones, han de aparecer otras más.

 Uno de los grandes conflictos,  al que hicieron referencia,  fue el contraste entre la imagen de la figura del “médico” con que se egresa de la universidad  y  la reformulación a la que les obliga la práctica profesional. Esto cobra caracteres intensos al enfrentar la muerte de los pacientes, que conlleva la caída de fuertes idealizaciones y la necesidad de formular nuevas representaciones de su interacción con la realidad.

 Otro tema señalado es el de la exigencia cognitiva que soportan, ya que “no se les permite”  ignorar, dudar, errar ni vacilar ante los requerimientos de sus superiores acerca de los conocimientos y prácticas de la profesión. El fracaso en estas situaciones los afecta en su autoestima y la valoración profesional que esperan de sus colegas.  

  Investigadoras: Susana Farfán, Irma del Carmen Homs y Leticia Jimenez